¿Te atreves a escribir tu artículo?

BlogNo Comments

Está demostrado que aquella marca que utiliza el contenido en su web de la manera adecuada se termina posicionándose mejor en el ranking de los buscadores.

 

Imagen redactora

 

A Google le gusta mucho más una web con movimiento que actualice su contenido a menudo, las indexa mucho más rápidamente y le muestra más interés que aquellas webs estáticas que solo son un escaparate sin vida de la marca. Tenemos claro que las historias cuentan, y la forma de contarlas mucho más. Además cada palabra cuenta si queremos escribir un texto que enamore  a nuestros clientes, y que enamore también a los buscadores, es decir, que esté optimizado para SEO.

  •  3 básicos para un texto:

                                                          

Mi hija de 3º de primaria ya ha dado las 3 claves para construir una buena redacción : Introducción, desarrollo y desenlace. Y con estos tres puntos se consigue un texto entendible. Yo agregaría un título y subtítulos si es muy largo, y la división en párrafos por su puesto. Aparte de las nociones básicas de redacción y gramática y ortografía.

 

1º.- TÍTULO: La palabra título proviene del latín “titulus” que significa letrero. En un texto, obra literaria, tema musical, etc, el título alude a su contenido, y se representa con una frase o palabra. En tus posts el título es esencial para que empiecen a leer el primer párrafo. Debe llamar la atención lo suficiente para crear la curiosidad necesaria para seguir leyendo.

 

2º INTRODUCCIÓN: Presenta el tema, justifica su importancia. Un pequeño párrafo que aclare de que va tu post y dejando espectativas para que tu lector quiera seguir conociendo más sobre el tema que tratas.

 

3º DESARROLLO: Argumenta la temática que estás presentando, desenvuelve la historia que cuentas, explica el método que has utilizado. No hagas párrafos demasiado largos y piensa en que tu lector tiene que respirar cuando lea tus frases; acorta con comas, puntos seguidos, dos puntos, etc.

 

4º CIERRE O CONCLUSIÓN: Es donde te vas a despedir de tus lectores hasta la próxima. No significa que soluciones el problema planteado o que termines el tema con un último párrafo. Es como si terminaras una conversación porque empieza a ser demasiado larga, pero que puedes seguir en otro post, así tienes tema para otro artículo. Si estás explicando un proceso, este último párrafo será el resultado de un trabajo que has presentado en la introducción y explicado en el desarrollo. La conclusión debe ser un único párrafo ni muy corto (más de 3 líneas) ni muy largo que parezca que te cuesta tanto despedirte que eternizas el momento.

Pon en práctica estos puntos básios e intenta esribir tu blog o página web. Luego léelo en alto, te ayudará a acortar las frases que te han quedado demasiado largas para un lectura cómoda.

Modifica lo que consideres necesario. Debes leer el texto varias veces antes de publicarlo. Ponte en la posición de tu lector. Si a tí no te convence lo que lees, no lo publiques, si no te encanta a tí que lo has escrito con el corazón, ¿cómo crees que va a gustar, interesar, enamorar a tus seguidores?

Cuéntame si sigues estos pasos básicos o si te lanzas a escribir sin control a ver qué sale…

Puedes compartir en tus redes sociales:

About the author:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar